Galletitas de agua


Generalmente los sábados cuando estamos todos en casa practicamos la masaterapia, yo hago terapia de masas y mi familia se las come durante la ceremonia de las pizzas pero mientras esto ocurre aprovechando que el horno esta encendido (como es cuestión de ahorrar) me hago algunas galletitas salvadoras, esas que van bien con todo, con una copa de muy buen tinto con un paté caserito o en el desayuno con mermelada, mantequilla queso crema en fin lo que se nos ocurra! con todo quedan bien y además nos salvan por si algún día no nos queda pan.
Aquí les dejo la receta y una disculpa por no poner el paso a paso, pero es que son muy fáciles y no tienen mucho misterio ni recomendaciones especiales en su elaboración.

Harina 500 gr
Sal 10 gr
Levadura de cerveza 30gr (de la de panadería)
Agua 180 cc
Mantequilla blanda 60 gr
Extracto de malta 1 cucharadita (Se puede reemplazar por una cucharadita de miel)
Azúcar 1 cucharadita .

Tenemos 2 opciones a mano o en la amasadora, como no todos tenemos amasadora ... Colocamos la harina en un recipiente junto con la sal y le damos forma de corona.

Disolvemos la levadura en agua tibia y le agregamos la mantequilla el extracto de malta y el azúcar, lo mezclamos un poquito y lo vertemos en el medio de la harina, vamos incorporando de a poco la harina de alrededor hasta formar un bollo, lo amasamos hasta que resulte una masa tierna y suave.

Dejamos reposar una hora , doblara su volumen.

Estiramos la masa de unos 2 mm más o menos y espolvoreamos con harina ( no en exceso) como si estuviéramos espolvoreando la mesada, y la doblamos por la mitad, estiramos nuevamente con el palote y repetimos: espolvoreamos con harina doblamos, estiramos esto lo repetimos unas 6 o 7 veces.

Una vez hecho esto la estiramos lo mas finita que podamos y lo cortamos (redondas o cuadradas tipo crackers) la pinchamos con un tenedor Importante para que no se inflen durante la cocción. Las horneamos a temperatura máxima durante unos 10 minutos o hasta que estén doraditas. Una vez frías las ponemos en una lata para que no se humedezcan. así se conservaran en el tiempo, con suerte, si no se las acaban una vez salidas del horno!

Estas son las mías